El colegio La Mola de Alcossebre, un ejemplo de solidadridad y compromiso

NEUS TORO

Son las nueve de la mañana, el colegio del pueblo abre sus puertas un día más, y cientos de niños y niñas entran con apremio y ganas para empezar su jornada; antes de esto se levantan todos los días temprano, desayunan y se arreglan para ir a la escuela.  Esta rutina nos resulta de lo más normal y cotidiana, pero en el mundo todavía existen miles de niños que no pueden acceder a la educación. Hoy en día existen muchas ONG dedicadas a trabajar en este ámbito para conseguir que todos los niños y niñas puedan desarrollar una vida digna, y el apadrinamiento supone, para aquellos que quieran, poder darles esa igualdad de oportunidades a infantes que no tienen medios.

El colegio La Mola de Alcossebre celebró la pasada semana la XIII edición del “Mercat Solidari”, un mercado que se realiza en el propio centro con manualidades y objetos aportados por el alumnado. Con los beneficios obtenidos recaudan dinero para varias causas, entre ellas el objetivo de donar dinero y ayudar a la escolarización de la niña a la que tienen apadrinada.

Desde 2011, la cifra mundial de niños y niñas que no asisten a la escuela se ha incrementado, apunta el informe Estado mundial de la infancia 2016, realizado por UNICEF. El número total es de 263 millones de niños sin escolarizar, destaca también la UNESCO.  Esto supone que, tal y como recoge el informe de UNICEF, en la mayoría de los países, menos de la mitad de los niños asisten a programas de enseñanza para la primera infancia. También apunta que cerca de 124 millones de niños y adolescentes quedan privados de oportunidades de ingresar en la escuela y financiar su educación; entre estos, niños en edad de cursar la enseñanza primaria.

grafico-bueno
Número de niños en edad de cursar la enseñanza primaria que están desescolarizados en las regiones de UNICEF y África Subsahariana

El Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEM), la UNESCO y UNICEF coinciden en que un total de 60 millones de niños de entre seis y once años no tienen acceso a la educación primaria, a lo que se suman otros 60 millones de adolescentes de entre doce y catorce años.

El proyecto del apadrinamiento por parte del centro nace en 2004, primer año de vida de este colegio, a través de la iniciativa del claustro de profesores. Lorena Centelles, profesora y precursora de la idea, afirma que a pesar de que fue una idea novedosa, tuvo muy buena acogida, tanto por la dirección del centro, como por las familias: “la aceptación fue más de la prevista, incluso las localidades vecinas se sumaron a la iniciativa en cursos posteriores”.

IMG-20161216-WA0011.jpg
Padres, madres y alumnos compartiendo el “Mercat Solidari” | Estrella Vilar

Trece años después, el mercado se sigue realizando y continúa siendo todo un éxito de participación. “Hemos mantenido desde 2004 esta actividad porque creemos que aporta unos valores que tienen que crecer y que tenemos que mantener entre el alumnado” relata María José Blasco, directora del centro. A pesar de ser un proyecto que lleva muchas horas de trabajo, toda la comunidad educativa se vuelca para llevarlo a cabo. Estrella Vilar, maestra de infantil, sostiene: “Es un proyecto que cuesta mucho esfuerzo, tanto para maestros como para los alumnos, pero vale mucho la pena por los aprendizajes que hacen los niños y la causa social que tiene detrás”.

La realización del proyecto no sería posible sin la participación del alumnado de la escuela. Los productos que se venden en el mercado son manualidades hechas por los niños y niñas, actividades que según relatan son “lo más divertido del cole”, afirma un estudiante.  Además de los productos hechos por el estudiantado, que se llevan a cabo en talleres organizados por el cuerpo docente , también podemos encontrar juguetes, cuentos y otros objetos en buen estado que tran de casa. Karina Alioto, madre que participa desde hace ya varios años, afirma que “es una forma muy útil de reciclar los juguetes y que se les pueda dar una nueva vida en otra casa”.

IMG-20161222-WA0011.jpg
Stant con manualidades realizadas por el alumnado | Estrella Vilar

Además, desde hace un par de años estos talleres no solo se hacen con la participación del cuerpo docente y del alumnado, sino que también participan los padres. Julio Verdú, padre, participa desde hace dos años y se muestra encantado de colaborar con las actividades y compartir tiempo con sus hijas: “El mercado nos da la posibilidad a los padres de participar con nuestros hijos en una actividad conjunta. Esto les hace mucha ilusión, compartir algo así con sus padres”. Estrella Vilar, también destaca la importancia de esta implicación por parte de los padres y madres: “Pienso que es importante hacer actividades conjuntas. Además, las familias también disfrutan mucho de compartir esto con sus hijos”.

IMG-20161220-WA0052.jpg
Realización de manualidades para el mercado | Estrella Vilar

Este año se ha conseguido recaudar un total de 1.571 euros, una cifra que bate records frentes a las ediciones anteriores. De este dinero, 216 euros, cuota establecida por la ONG Ayuda en Acción con la que realizan este proyecto, son los destinados para el apadrinamiento. El resto del dinero va destinado a otras causas decididas por los niños. María José explica este proceso: “Los niños de primaria son los que eligen en asamblea a que ONG quieren dedicar el dinero. Cada curso elige una organización para hacer un donativo”.

En cuanto a la acción de apadrinar, la directora ve claro que, a pesar de ser algo diferente al apadrinamiento de forma individual, el fondo y el compromiso es el mismo. “Apadrinar a través de una escuela, supone un compromiso igualmente, en este caso de toda la comunidad educativa”, destaca.

 En estos trece años, y con la colaboración de Ayuda en Acción, el colegio ha conseguido ayudar en toda su etapa de escolaridad a Karina, una niña de Perú, que ahora tiene 15 años, a la que tenían apadrinada anteriormente.

Este apadrinamiento favorece de alguna forma a situación de las niñas, que es, en los países subdesarrollados, peor a la de los niños. El último informe de la UNESCO alerta de que el número de niñas sin escolarizar sigue siendo mayor que el de niños a pesar de los esfuerzos para paliar la situación. Según los datos que ofrecen desde la organización en total unas 15 millones de niñas no tendrán acceso a la educación frente a los 10 millones de niños que se verán en la misma situación. .

Además, los padres no solo ven este proyecto como un momento para deshacerse de juguetes o interactuar con sus hijos e hijas, sino que es una oportunidad para educar a los infantes. Inés Cucala, madre, resalta el papel del mercado para explicar la situación que viven otros niños en el resto del mundo: “Aprovechamos para explicarle a nuestro hijo que no todos los niños del mundo tienen tanta suerte como él”.

Con este compromiso no es de extrañar que el mercado lleve tantos años realizándose, y parece que lo seguiremos viendo durante muchos años más. Estrella Vilar sostiene que este proyecto “es una iniciativa genial y muy completa por todo lo que se lleva a cabo, debería realizarse en todas las escuelas”. Un proyecto que aporta valores y une a las familias. Un proyecto que educa en la solidaridad, la igualdad y la diversidad.

Anuncios

Autor: DiverS.O.S

Observatorio por una comunicación inclusiva e igualitaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s